sexo

en la historia de la filosofía

 

Del origen de la filosofía, esa disciplina de disciplinas, instrumento de instrumentos, ciencia de ciencias, y demencia de demencias; se ha dicho demasiado. Hasta ahora, todo lo dicho, era paja. Hemos oído decir que la filosofía nace del asombro. Lo cual nos llevaría a pensar que la auténtica pregunta filosófica, la pregunta par excellence es el «¿uh?» o el «¡Ouch!» homeroniano[1]. O que, como dijo aquél loco de las calculadoras que fue Pitágoras[2], la filosofía es lo que se gesta en la mente (¿mente?) de los hooligan, aunque, quizá, estos no son un ejemplo paradigmático de posición contemplativa en un estadio deportivo.

Sea lo que fuere que dijeran todos los anteriores a mí, estaban equivocados. Pajas mentales. Basura. Cannaille. Décadence.... ¡Basta! ¡Basta!

Ya es hora de que nos miremos las manos y veamos que las tenemos manchadas.

¿Nosotros también?

Sí, nosotros también. Sobre todo nosotros. Nosotros los filósofos. Nosotros los hiperbóreos. Ya es hora de descubrir la verdad. La verdad no cristiana, no moral. Pues existen verdades tales. Y reconozcamos lo que todos ya sabemos e ignoramos. Demos un paso más allá del borde del precipicio y proclamemos de viva voz: ¡Me dedico a la filosofía porque tengo una vida sexual aburrida!

¿Habéis visto las fotos y retratos de los filósofos que estudiamos? ¿Habéis visto las caras amargadas de vuestros profesores de filosofía? ¿Queréis acabar así?

En esta sección pretendemos demostrar esta tesis y mostraremos las pulsiones sexuales implícitas (y no tan implícitas) en la obra (y vida) de los pervertidos reprimidos a los que estudiamos y leemos. Referencias sexuales, a la luz de las cuales, toda la doctrina de un filósofo queda explicada.

Además, de este modo, descubriremos realmente, no ya cuales eran sus problemas, sino nuestros propios problemas y deficiencias.

¡No pienses, folla!

De este modo dejaremos de perder el tiempo y haremos algo útil y con sentido.

Un sí, un no, una línea recta, una meta...

El director de esta sección se compromete (debido al éxito de crítica y público que está teniendo esta sección) a crear también una sección llamada Grandes contribuciones a la historia de la filosofía hecha por filosofos españoles contemporáneos, en la cual trataremos de demostrar (en contra de lo que pueda parecer) que Fernando Savater es filósofo riguroso y que Deseo de ser piel roja realmente tiene coherencia lógica (Esponjiforme Entertainment S.L. regalará un ejemplar del Tractatus en versión original japonesa a quien sea capaz de formulizarlo).

--------------------------------------------

[1] Vd The Simpons(R), Matt Greonning, Springfield, 200210.

[2] Si leemos cualquier tratadillo de mèrde de psicología barata (y no barata) podremos comprobar que lo que padecía aquél santo varón no era otra cosa que neurosis obsesivo-compulsiva, no obstante, este tema lo trataremos con más profundidad en «The psicoticophilosophical vision of the mental rotation. Enquires about Pythagoras», que aprecerá en la revista Chicken & anal Philosophy for subnormals.

 

 

Aristóteles

 

Francis Bacon

 

Darwin

 

 Demóstenes

 

Derrida

 

Fichte

 

Freud

 

Hegel

 

Hipócrates

 

Kant

 

Locke

 

Nietzsche

 

Paracelso

 

Platón

 

Plutarco

 

Rousseau

 

Schopenhauer

 

San Agustín

 

Santo Tomás

 

Sartre

 

Wittgenstein

 

Zenón de Citio

 

 

 

© Esponjiforme Entertainment. Todos los derechos reservados. El plagio es un delito y será castigado con la pena de muerte. No somos comunistas.

Consulten sus dudas, dirijan sus insultos y hagan efectivas sus transferencias bancarias a través de nuestra dirección de correo:

esponjiforme@esponjiforme.com