Salvemos a estas criaturas



Oscar Calero Lumbreas, de 7 años de edad, fue el encargado de representar al Arcángel San Gabriel el Domingo de Resurrección del Año 2004.



Una vez que se abrió la puerta del templete, el niño se deslizó por la maroma moviendo los brazos simulando un lento vuelo, para ir al encuentro con la Virgen, a la vez que se santiguaba tres veces y arrojaba aleluyas. Todo ello ante la mirada y los aplausos de los miles de personas que abarrotaban la Plaza.

Una vez que llegó a la altura de la Virgen, Oscar volvió a santiguarse tres veces y pronunció con fuerza las siguientes palabras: " ¡¡Alégrate María, porque tu hijo ha resucitado!!". A continuación le quitó el velo a la Virgen en el Primer Intento, colocándoselo en el hombro, ante la emoción y los aplausos de la multitud.



Muchas otras criaturas han sufrido y sufrirán el calvario de Oscar. ¿Vamos a dejar que esto siga ocurriendo?

 

posteado por El rei Nikochan el 4 de Septiembre de 2004