Discos prehistóricos

Después de cada comida, y aprovechando que toda la sangre que tengo en el cerebro se desplaza hacia mi estómago, me dedico a hojear libros como el de Miguel G. Aracil, titulado “Sí, existió otra humanidad”. El libro expone brevemente algunas teorías de la conspiración de esas que fascinan a quienes se sienten atraídos por lo oculto, por lo misterioso y por lo inexplicado. Me refiero, claro está, a gran parte de los filósofos franceses y a algún que otro esquizofrénico.

Hoy me gustaría presentarles la teoría de los discos prehistóricos. No estoy hablando del Laserdisc, sino de algo mucho más antiguo:

“Hace algunos años se habló mucho de una supuesta “discoteca” encontrada en una caverna situada en el monte Bayán-Karaula, en la misma frontera entre China y el Tibet. Esta consistía en una colección de 716 discos de piedra hallados por un grupo de arqueólogos en el año 1965”

La foto es mala porque es muy antigua.

“Poseían en el fondo un agujero, muy parecido a los discos de gramófono, se pensó que eran surcos grabados (…) Resultó que aquellos surcos y grabados correspondían a una antiquísima escritura que fue en parte descifrada por los investigadores, los cuales según el fallecido Peter Kolosino, supieron por ella, que hacía unos doce mil años, llegó una nave espacial a la zona”

Intentando ampliar la información del libro, he descubierto que estos discos prehistóricos volvieron a ser analizados más tarde por unos especialistas, los cuales aclararon también algunos datos anteriores. Para empezar, el monte donde se encontraron se llama Vaya-Karátula, nombre que muy probablemente alude al aspecto de los discos:

También se ha avanzado en la traducción de la antiquísima escritura a la cual alude Aracil. Ya está completamente descifrado el tema principal de uno de los discos, que al parecer se titula “Dame tu cariño” y reza lo siguiente: me acaricias y me besas / y después te vas / hoy me das una de arena / y mañana otra de cal / esto tiene que acabar / o estás conmigo o te vas.

Los expertos afirman que lo que hay grabado en los discos responde a una mentalidad claramente primitiva y poco evolucionada, lo cual concuerda con su carácter prehistórico. Se afirma, asimismo, que las obras de autores como “Las monjitas del Jeep”, “Paquito Jerez” o “El payo Juan Manuel” han sido injustamente tratadas en la actualidad, pues constituyen piezas sumamente útiles de cara a la reconstrucción de la prehistoria.

 

posteado por El rei Nikochan el 16 de Marzo de 2005