Günter Fritha

Hace tiempo que estoy inmerso en el análisis de la obra de Günter Fritha, uno de los filósofos de la física más interesantes del siglo veinte. Mi intención era elaborar un estudio exhaustivo que sintetizara sus principales teorías sin renunciar por ello al rigor expositivo, para publicarlo en esta misma web, junto con mis traducciones de la obra de Portamnor. Lamentablemente, esta tarea va a llevarme más tiempo del previsto, pero de momento les obsequio con algunos fragmentos que considero interesantes.

Extractos de la obra "Günter Fritha. Una biografía", de Fred Laden:


Günter Fritha

"Conocí al doctor Fritha en una de las muchas conferencias que dio en el Hammersmith Odeon. Fue en 1956, cuando sus teorías acerca del movimiento de los cuerpos habían sido plenamente aceptadas por la comunidad científica. Por aquel entonces aún mantenía intactas sus facultades mentales, que acabó perdiendo seis meses después al intentar demostrar sin éxito que los diabéticos padecían algun tipo de deficiencia mental. Pero aquello fue un desgraciado acontecimiento en la vida de este ilustre científico, que aún hoy es estudiado y venerado en las más prestigiosas universidades"

"El doctor Fritha pensaba que todo en la vida podía ser explicado racionalmente. En su obra Fragmentación de la luz llegó a afirmar lo siguiente:

Todos los acontecimientos de este mundo tienen una explicación racional, y aquellos asuntos que se resisten al análisis científico dan asco y pueden irse al carajo.

Podemos comprobar que el discurso del doctor Fritha era siempre contundente e incluso agresivo, lo cual le causó algunos problemas, sobretodo en los inicios de su carrera como científico. Sin embargo, con el paso del tiempo fue moderando su retórica, y ya en sus últimos ensayos encontramos sentencias llenas de sensibilidad y dulzura del estilo Buda es bueno y me quiere o la música es un sentimiento lleno de amor y bueno para mí y para el mundo"

Algunos aspectos interesantes de su teoría sobre el movimiento de los cuerpos y la fuerza de la gravedad:

Dicha teoría parte de dos supuestos que deben ser aceptados para que todo lo que de ellos se sigue tenga algún sentido:

Primer supuesto: si yo estoy sentado en una silla, no puedo estar regando un jardín de pié en Octubre.

Segundo supuesto: puede ser que a mí me duela algo y que a ti te duela algo, pero mi algo no es tu algo, aunque seamos muy amigos.

Fritha realizando uno de sus experimentos

Apoyándose en estos dos supuestos, y contradiciendo los postulados de la física newtoniana, Fritha define la fuerza de la gravedad a partir de la siguiente fórmula:

Fm-M = G. [epit . 2. Ica] / n

Siendo n una letra parecida a la ene pero en cursiva, epit. la abreviatura de 'epicentro' e Ica. tres letras dispuestas una al lado de otra y terminando con un punto (todo ello también en cursiva). Partiendo de esta fórmula, Fritha cree haber elaborado un sistema en el cual un cuerpo cualquiera, a pesar de tener tendencia a ejercer una fuerza sobre la superfície, puede abstenerse de hacerlo cuando lo cree necesario. Es lo que el propio físico mostró arrojándose desde un tejado en plena luz del día.

 

 

Tras unos días de reposo, Fritha dio por concluido el experimento antinewtoniano (como él mismo lo había bautizado), satisfecho por haber mostrado que, efectivamente, y siempre en el marco de su teoría de la gravitación universal reelaborada, un cuerpo cualquiera podía desafiar un poco (la expresión 'un poco' fue objeto posterior de discusión, aunque entrar en ella nos apartaría de nuestro objeto de estudio) la tendencia natural a dirigirse hacia el suelo.

 

 

posteado por El rei Nikochan el 15 de Diciembre de 2004