Píllalo, que es gratis

En estos momentos, gran parte de la población española está poniendo esta cara. Y todo por culpa de la epidemia de gripe que acecha a nuestro continente desde hace poco más de un mes. La situación es tan grave que da como cosa salir a la calle y ver a la gente luciendo semejante careto. Pero es que con la gripe el personal no sólo se vuelve feo, sino tonto también. “Los hospitales están saturados”, nos informa la prensa. ¿Pero saturados de qué? Si tú sabes que hay una epidemia de gripe, y un buen día te levantas con todos los síntomas de la gripe (bien conocidos por todos, dicho sea de paso), ¿para qué demonios vas al hospital? ¿Para que te confirmen lo que ya sabes? ¿Para que te receten lo que ya sabes que tienes que tomarte en estos casos? ¿La gente es tonta o qué? Si ha habido una cadena de robos en el edificio donde resides y un buen día regresas a casa y han desaparecido todos tus muebles, ¿vas a pensar que han sido abducidos por extraterrestres? ¿Es que ni siquiera somos capaces de llevar a cabo un sencillo proceso inductivo?

Pero no nos engañemos. La gente no es tan idiota. Lo que pasa es que aquí los hospitales son gratuitos, y por eso la gente acude a ellos en masa. Cuando las revistas esas cutres regalan, pongamos por caso, una visera de plástico, el personal las compra porque sabe que la visera sale gratis. Y si regalaran la funda de un microscopio, pues también las compraría. Somos así de raros, oigan.

¡Hospitales de pago ya!

 

posteado por El rei Nikochan el 15 de Febrero de 2005