Ataques indiscriminados a la ancianidad

La primera víctima, Emmanuelle Sépharad, tenía ochenta años y residía en las afueras de París, en un apartamento de renta limitada. No tenía enemigos, era una persona muy apreciada en el barrio y, sin embargo, recibió el primero de los ya innumerables ataques del denominado "terrorista del loro".



El terrorista consiguió acceder al apartamento de la señora Sépharad, entró en su dormitorio, liberó a uno de sus loros mortíferos y desapareció sin dejar rastro. Poco tiempo después, el animal empezó a proferir una serie de gritos insoportables que minaron las fuerzas de la anciana, provocando su muerte al cabo de unas semanas.



A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades, nadie consiguió alejar al loro de aquella habitación. Sépharad murió observando aterrorizada el rostro de aquel animal chillón.

Viendo el éxito obtenido por su primer ataque, el "terrorista del loro" empezó a liberar aves mortíferas por doquier, provocando la muerte de incontables ancianos, incapaces de soportar los incesantes chillidos de su verdugo emplumado.

Desde aquí quisiera rendir homenaje a algunas de las víctimas, animando a su vez a los cuerpos policiales para que investiguen y encuentren el modo de apartar a los loros de las víctimas que su amo escogió para ellos.



"Cathérine Léandre, 68 años"



"Lilianne Férdinand, 87 años"



"Charlotte Minoire, 66 años"



"Didier Antorche, 67 años, sobrevive aún gracias a su incipiente sordera"



"Stéphanie Lévinas, 80 años"

 

posteado por El rei Nikochan el 31 de Mayo de 2004