12/25/2005

Tradiciones

Como es habitual en estas fechas, los habitantes de la Alta Engandina han empezado a adornar con cabras el tendido eléctrico. La vida de estas curiosas criaturas penderá de un hilo hasta el 6 de Enero, día en el que serán finalmente descolgadas.



Se desconoce el origen de esta tradición, que año tras año deja sin luz a unas treinta mil familias. De hecho, son muchos los rituales de este tipo que se siguen practicando sin saber exactamente qué sentido tienen. Un ejemplo claro es el de Kaohsiung, una ciudad situada en Taiwan en la que cada año alguien roba el coche del alcalde, lo cuelga de un poste y se suicida a pedradas.



¿Es necesario seguir practicando rituales que han perdido su sentido originario? Filósofos de la talla de Heidegger (un metro sesenta y cinco de alto) ya dijeron en su momento que la tradición no se legitima por sí misma, siendo necesario revisarla y ponerla en tela de juicio. Siguiendo a Heidegger, hace tiempo que en mi casa renunciamos a la estúpida costumbre de comer doce uvas el día de Fin de Año. Sustituimos este rito por otro mucho más actual y con pleno sentido: la desfragmentación del disco.



Como sabrán, desfragmentar el disco duro de un ordenador consiste en reordenar toda la información que hemos ido acumulando en él de forma fragmentada, para que posteriormente pueda accederse a ella más rápidamente. Desfragmentar es algo así como ordenar la habitación, poner las cosas en su sitio. No hay fecha más indicada para ello que el 31 de Diciembre: repasamos toda la información que hemos ido acumulando y la ordenamos para empezar con buen pie el nuevo año. Si el año anterior las cosas han ido realmente mal, siempre se puede optar por el formateo puro y duro, una práctica más radical pero con un gran efecto catártico.

12/23/2005

Google

Ya ven que últimamente me he aficionado a postear. En esta ocasión, quisiera hablarles de Google.

Seguro que todos se habrán fijado, alguna vez, en las variaciones que sufre su logo en determinadas fechas, más o menos señaladas, como la Navidad. Pero hay más, y todas pueden consultarse en su web. Échenle una ojeada, verán cosas como éstas:

12/20/2005

Revelaciones

Algunas experiencias nos marcan de por vida. En mi caso, recuerdo especialmente un desierto, una paloma, una fuente, un mosaico, y un tío disparando una flecha, en forma de polla, al coño de una mujer desnuda. No me pregunten qué sentido tiene todo esto, me pasé una hora y media delante de la pantalla intentando entender algo. Al final, decidí que eso era infumable, pero que jamás había visto nada igual: a partir de entonces, cada vez que alguien me preguntara cuál era la peor película que había visto le hablaría del desierto, de la paloma, de la fuente, del mosaico y del tío disparando una flecha, en forma de polla, al coño de una mujer desnuda.

Precisamente esta última imagen es la que hoy me ha hecho pensar en la sensación que experimenté mirando esa mezcla de cine europeo y de bollywood: hoy ha caído en mis manos un viejo programa de la Filmoteca de Cataluña y, por fin, he descubierto a qué película me estaba refiriendo cuando hablaba de la peor película que había visto. Se trata de Il fiore delle mille e una notte (Las mil y una noches) de Pier Paolo Pasolini.

12/16/2005

El mensaje oculto de los dibujos


Aquellos que crecimos con personajes como Heidi o Los Tres Mosqueperros nos sentimos confundidos por los valores que promueven las series que se están emitiendo actualmente y que, no satisfechas con el medio audiovisual, están conquistando un espacio en la prensa infantil.

¿Una revista éticamente neutra sin alternativas? Es la pregunta que se hace José Basaburua respecto al magazine que publica Cartoon Network. Su respuesta, desarrollada a lo largo de un exhaustivo análisis, podéis consultarla aquí.

No existe ni una sola referencia al papel pedagógico que pueden desempeñar los padres en la selección, disfrute y valoración de ninguno de los productos difundidos en esta revista.
(...)
Por todo ello, el "consumismo", y la mentalidad global, uniformizadora y "americanizante" derivada del mismo, constituyen la columna vertebral de esta publicación. No encontramos apenas referencias a valores sociales o humanos.
(...)
Desde la atomización y el puro individualismo, que caracteriza nuestra sociedad, no es posible resistir a la "ola" de los valores dominantes y el poder real. Pero desde la pertenencia a otros espacios humanos, depositarios de intensos vínculos comunitarios y valores diferentes a los dominantes, es posible afrontar la existencia también a nivel familiar y educativo. .
(...)
Dentro de nuestra tradición, es la Iglesia católica -"Maestra de humanidad"- la gran promotora, desde sus orígenes, de nuevos valores y espacios sociales, generando relaciones personales cuyos frutos son personas transformadas que experimentan y transmiten un especial gusto por la vida.

12/01/2005

Ergonomía léxica

Cada mañana, de camino al trabajo, paso por delante de un establecimiento de la cadena de supermercados Sorli Discau. Desde el primer día me pregunté qué demonios significa “Sorli Discau”, si es que significa algo.



Me prometí a mí mismo investigar al respecto y hoy, finalmente, me he acordado de buscar información en el Google. Al parecer, Sorli es el apellido del fundador de la cadena, el señor Francesc Sorli, y de sus sucesores. Esto aclara parte del enigma, pero sigo sin saber de dónde procede el término “Discau”. Está claro que la palabra en cuestión recuerda enormemente a “discount”, que en inglés significa descuento y que, por tanto, encaja perfectamente con el contexto de un supermercado. ¿Por qué se optó por "Sorli Discau" en vez de "Sorli Discount"? Imagino que por una sencilla razón: los Sorli sabían que, aunque ellos optaran por “discount”, la gente acabaría refiriéndose a la tienda con la expresión “El Discau”, el “Chorli Discau” o “El Chorli” a secas. El apellido no lo iban a cambiar, más que nada porque “El Chorli” es nombre de violador reincidente, pero "Discau" parecía la opción más realista y adaptada al target del negocio. Esta estrategia de marketing, que podríamos denominar “ergonomía léxica”, me parece lógica y muy práctica. Espero que las grandes multinacionales la apliquen pronto y olviden los anglicismos enrevesados y distanciados del españolito común.