10/26/2007

Y qué morritos de rockstar pone

Sweet Child O'Mine de Guns N'Roses.

En la cuenta del autor hay verdaderas joyas como Money de Pink Floyd, Shook Me All Night Long de AC-DC y (albrícias) Peaches and Regalia de Zappa. No se me ocurre mejor manera de revisitar los grandes himnos del rock.

10/22/2007

Hibernemos, pues

Desde que Al Gore recibió el día doce de este mes el premio Nobel de la Paz por su compromiso contra el calentamiento global, los principales líderes del ecologismo mundial se han animado a divulgar sus propuestas con el mismo empeño del galardonado, desafiando a las críticas interesadas de tendencia neoliberal. Un fenómeno parecido ocurrió, como recordarán, cuando Foix ganó en 1973 el Premi d’Honor de les Lletres Catalanes y el gremio catalán de pasteleros engendró diez nuevos prototipos de panellets y una variante vanguardista del braç de gitano, antecedente inmediato del postre que Ferran Adrià bautizó años después como “Muestra anatómica de inmigrante freelance”. Y ésta es precisamente la gracia de los premios: nos animan a imitar en nuestra dimensión terrenal la grandeza de los homenajeados, incluso cuando uno de ellos se llama Boris Izaguirre.

Günter Leben
De todas las propuestas que el ecologismo está difundiendo, me gustaría resaltar la del biólogo alemán Günter Leben. Ya a mediados de los noventa, Leben defendía que la mejor arma contra el efecto invernadero era el efecto hibernadero -el juego de palabras se pierde totalmente en alemán, razón por la cual Leben se trasladó a Marbella en el noventa y cinco-. Dada la dificultad de hacer efectiva la reducción de gases tanto en el plano individual (metano) como en el colectivo (dióxido de carbono), Leben proponía que los humanos hibernáramos como hacen los osos: la parada total de actividad generaría una rotunda disminución de emisiones contaminantes y, además, reduciría el estrés y todo lo que éste conlleva. La idea del biólogo, que un conocido mandatario definió como “una de las trágicas consecuencias que tiene el suicidio neuronal masivo en la mente de un hombre”, no tuvo demasiada repercusión. Leben, sin embargo, quiso predicar con el ejemplo pegándose una siesta de varios meses que su esposa interrumpió bruscamente con una escopeta de caza y una demanda judicial. Años más tarde, el incansable visionario ecologista se dedicó a estudiar los hábitos de los osos polares mediante la observación atenta de varios documentales del Discovery Channel, creyendo descubrir en estas afables criaturas un lenguaje propio muy rico en adverbios y oraciones subordinadas. A partir de entonces se olvidó definitivamente de la ecología para dedicarse de forma exclusiva a la redacción del Primer Diccionario Oso-Hombre/Hombre-Oso.

"¿Hibernas, Jose?"

Actualmente, el legado de Leben está siendo recuperado por uno de sus discípulos, el doctor Antoine Yerbaige (alias DJ Green). Parece que él ha tenido más capacidad de convocatoria. De hecho, los habitantes de Auch-en-Provence, un pueblo del pirineo francés, leyeron su libro titulado “Una verdad bastante cómoda, para qué negarlo” y decidieron convertirse en el primer pueblo del mundo que practica el “hibernismo”. La decisión la tomaron el pasado mes de agosto, por lo que aún no han puesto en práctica la hibernación colectiva. Han iniciado, eso sí, todos los preparativos, y están intentando tomar medidas para que los jabalíes no aprovechen la ocasión para tomar la aldea durante el invierno, robar los cultivos e imponer el retorno a un régimen feudal basado en el poder del más fuerte.

10/14/2007

Nuestro diario global en español

Todos ustedes lo estaban esperando. Por eso nos resulta tan placentero y reconfortante anunciarles que acabamos de subir a la red la novena edición de nuestro noticiario, el Breadlow Chronicle. En él encontrarán resumidos los sucesos más relevantes de la actualidad. Entre ellos, la recepción que está teniendo "De rerum natura", el último libro de Paris Hilton publicado por Blackwell Publishing. Que ustedes lo disfruten.

10/10/2007

La natación no es lo que era

Aunque acepte que quiten el alambre de espino de los bordes de las piscinas...

...retirar los cristales rotos del fondo y sacar las pirañas del agua es convertir un noble deporte acuático en un intrascendente juego de salón.
Reflexión servida por El Irregular en el foro de Artesonado.